Fallos en las proporciones de altura. El Señor De Los Anillos.


Vuelvo a disculparme por actualizar de mucho en mucho este blog. Como algunos sabréis mi tiempo libre es nulo y como comprenderéis, el poco que tengo prefiero pasarlo con mis seres queridos. No obstante este fin de semana he podido y querido indagar un poco en la trilogía de el señor de los anillos. Quiero aclarar que no soy un fanático ni de el señor de los anillos ni de nada. Alguien me enseñó que los fanatismos no son buenos, todo tiene sus pros y sus contras y hay que saber poner cada cosa en su sitio. No obstante, sé apreciar las buenas obras y el señor de los anillos, con sus pros y sus contras, es una buena obra.

A lo que vamos: Me he hecho con la versión extendida en BluRay de la trilogía de “El Señor de los Anillos”. Además me he dado una vuelta por youtube para ver algunos “cómo se hizo” de ésta obra. Nada del otro mundo. Esta es una obra que, aunque no es de los géneros que más me gustan, está bien hecha y es digna de explorar hasta el más mínimo detalle.

Y es justo esta exploración la que me ha llevado a terminar de una vez por todas algo que me daba pavor desde el primer día que vi la primera película:

Las proporciones de los personajes de “El Señor De Los Anillos”.

Y estoy seguro que a Peter Jackson también le aterraban las proporciones de los personajes principales. No quiero ni imaginar lo difícil que fue unir correctamente todas las proporciones. Tan difícil que creo que no hicieron un buen trabajo. La primera vez que vi la película tuve la sensación de que algo no encajaba. Con el tiempo esa sensación se volvió sospecha y finalmente, en convicción. La estatura de nuestros amigos hobbits y el enano Gimli cambian de plano en plano. Si observamos con atención la películas podremos observar que los hobbits y el enano parecen pequeños. Pero sólo eso, lo parecen.

Pongamos dos situaciones: Una, cuando los personajes aparecen solos en la escena. Y otra, cuando aparecen juntos. Cuando nuestros amigos aparecen solos en una escena, la técnica se basa en aparentar. Únicamente dan impresión de tener una estatura reducida. En cambio, cuando estos personajes comparten plano es el momento de usar el retoque digital para reducir su tamaño (o usar dobles, como más abajo os enseñaré WFT!). Esto no queda mal del todo, pero en nuestro subconsciente se genera una extraña sensación de que algo falla. De resaca puede resultar incluso irritante.

Un día me entró la curiosidad y decidí buscar la estatura real de cada uno de los actores del film. imdb, gran fuente de saber para cualquier cinéfilo. Os cuento:

– Gimli (John Rhys-Davies): 1.85 m
– Frodo (Elijah Wood): 1.68 m
– Sam (Sean Astin): 1.68 m
– Merry (Dominic Monaghan): 1.70 m
– Pippin (Billy Boyd): 1.69 m
– Legolas (Orlando Bloom): 1.79 m
– Aragorn (Viggo Mortensen): 1.80 m

Resulta curioso, cuanto menos, que Gimli sea el más alto de todos. Quizás por esto se empeñaron en hacerlo más enano de lo que realmente debería ser.

Vamos a empezar por el principio ¿Cual es la estatura correcta de cada uno de los personajes? Pues sólo tenemos que irnos a la primera película. Nueve compañeros que forman la comunidad del anillo:

Los nueve personajes que forman la comunidad del anillo.

Nueve compañeros, la comunidad del anillo.

Pongamos las cosas sobre la mesa. El enano es más alto que los hobbits. Esta y sólo esta debería ser la proporción de altura entre los diferentes personajes. Se trata de una toma digitalizada, probablemente colocando los actores “enpequeñecidos” sobre sus dobles (jeje, ya veréis). Ahora bien, durante la trilogía no siempre se reduce el tamaño de los personajes, basta con crear la impresión de que son de baja estatura, en general queda bien pero a veces pica cuando son más altos de lo que deberían ser, o más bajos de la cuenta.

Tomemos ahora una de las últimas escenas de la última película. Frodo se despierta en una cama y sus colegas acuden a ver tal hecho (¡viva, viva, Frodo está vivo!). Vemos entrar a Gimli, Pippin, Merry, Legolas, Aragorn y Sam. En ese orden. Pongamos atención a la entrada de los cuatro primeros:

La entrada de Legolas, Gimli, Pippin y Merry

La entrada de Legolas, Gimli, Pippin y Merry

¿Veis algo raro? ¿No? Os daré una pista, fijaos en la puerta, en ese bonito dibujo con círculos. ¿Qué ha pasado? ¿El enano está de rodillas o los hobbits se han subido a un taburete? Os lo pondré más fácil aun. superpongamos las tres imágenes tomando como referencia el dibujo de la puerta, quedaría algo así:

Superposición de la entrada de Gimli, Pippin, Merry y Legolas

Superposición de la entrada de Gimli, Pippin, Merry y Legolas

¿Lo veis más claro? Resulta que los hobbits no son tan bajos, casi parece que le falten pocos centímetros para ser tan altos como Legolas. Además, Gimli es más bajo que los hobbits ¿Pero esto que es, qué invento es este? Hagamos algo: Sabiendo que Frodo tiene la misma altura que sus compañeros hobbits, y tomando como referencia el dibujo de la puerta, plasmemos su tamaño en un dibujo comparativo:

Gráfico comparativo de estatura incorrecta de los personajes de El Señor de los Anillos

Gráfico comparativo de estatura incorrecta de los personajes de El Señor de los Anillos

Repito: Gimli el enano, según la primera película (escena capturada arriba), es más alto que los hobbits. Pero se lo han pasado por el forro. Este fallo de proporción se repite una y otra vez durante las tres películas creando la impresión de que los hobbits son más altos de lo que deberían ser. La falta de cuidado en este aspecto provoca que algunas bromas, como la pinta que se toma Merry en la posada de Prancing Pony, se vea algo desvirtuada. No se crea la correcta impresión del “enanismo” de los hobbits. No puede ser que un hobbit sobrepase el lomo de un caballo. Fijaos si no cuando los hobbits y Aragorn en la primera película se dirigen a Rivendell.

Bien, y ahora:
El colofón de esta crítica:

Como curiosidad, debéis saber que durante el rodaje de las películas se utilizaron dobles enanos con máscaras para escenas con planos abiertos. No todo iba a digitalizarse (de hecho digitalizaron poco según he descrito en la entrada). Esto da pie a curiosidades como esta:

Los dobles de Frodo y Sam pillados

Los dobles de Frodo y Sam pillados

WTF! ¿Qué ha pasado con Frodo y Sam? Estarían de vacaciones me imagino…

Un saludo, sed buenos y a pasarlo bien x)

Anuncios

El doble de Uma Thurman en Kill Bill (vol. 1). Y ya de paso mi crítica.


Si, ya se que últimamente no actualizo nada. No me lo echéis en cara, casi no tengo tiempo para vivir. Aún así, hoy domingo he podido sacar algunas horas para ver Kill Bill Vol. 1 en V.O. (Versión Original). Como algunos sabréis, soy una de esas personas que viendo una película no pueden evitar echar el vídeo hacia atrás cuando ven algo “raro”.

Y heme aquí, viendo a Uma Thurman desmembrar Yakuzas cuando sin esperarlo, así, de repente, me he topado con este señor tan apañado.

El doble de Uma Thurman pillado

Cierto es que no hace falta ir frame a frame para toparse con este profesional actor de doblaje. Basta con notar como el culo y las curvas de Uma se desvirtúan en las de alguien más varonil con un centro de gravedad más apto para ejecutar esas cabriolas.

Defectos como éste se dejan ver durante todo el film (que cool queda decir film). No voy a criticar los chorros de sangre a presión, ya se que una katana realiza cortes lo suficientemente limpios como para dejar arterias abiertas a tutti pleni. En cualquier caso, debería criticar esos cortes casi imposibles en los que una persona es convertida en dos por su simetría. O quizás esos saltos y vuelos que lejos de indignar, recuerdan a aquellas películas japonesas de familia, respeto, honor y sablazos en las tripas (o más bien “katanazos”).

Y es que a decir verdad, los defectos de ésta película son en realidad Odas a toda una cultura de comics, películas de serie b y películas japonesas que, como ya digo, lejos de hacernos soltar el recurrido “venga ya…”, nos esbozan una cómplice sonrisa a todos aquellos que hemos tenido la oportunidad de indagar por este tipo de producciones un tanto “underground”.

En cuanto a la V.O. he de decir que ha sido una grata sorpresa ver (mas bien oír) esa gran banda sonora, esas interpretaciones increíbles y esos efectos sonoros tan envolventes que no lo son tanto en su versión traducida.

Como conclusión, una buena película de autor para disfrutar si sabes reconocer los guiños habituales de Tarantino, y te gusta ver sangre a borbotones. Mejor en V.O.